Una de las grandes alegrías editoriales que nos ha traído este mes de marzo es el nuevo libro de nuestro querido colaborador Paco Álvarez, especialista en Historia de la Antigua Roma, sobre todo de la Roma Ibérica, y conocido por títulos como Somos Romanos y Estamos Locos Estos Romanos.
Aprovechando el artículo que nos trae hoy, no queremos dejar de recomendaros una lectura fresca y enormemente amena, repleta de curiosidades y anécdotas, en la que el autor continua su periplo por tierras de la antigua Hispania para traernos, en esta ocasión, a algunos de los más famosos, y no tanto, romanos nacidos en tierras de la Península Ibérica: Romanos de aquí: Historias estupendas de los romanos nacidos en Hispania (Esfera de los Libros).

Ya que marzo es un día de mujeres y de padres, quería comentaros un par de curiosidades al respecto. Para los romanos, el padre era el pilar de la sociedad, ya que representaba la autoridad y  los deberes sagrados en cada familia. El Pater familias era antiguamente a quien se le debía obediencia y respeto en cada casa y su palabra era ley (Ay, cómo hemos cambiado) Ahora ya nadie te hace caso si eres padre, pero por lo menos un día al año nos regalan una corbata o un dibujo, y en fin, nos hace mucha ilusión. El 19 de marzo no era el día del padre. En Roma ese día era el comienzo de las celebraciones de Minerva, diosa que entre otras potestades, era patrona de los artesanos carpinteros, como San José, pero que no era padre de nadie, que se sepa.

Esa preeminencia del padre en Roma era lo que los antiguos romanos llamaban Patria Potestas, es decir, el poder del padre y todavía perdura en la “Patria Potestad” que son los derechos y deberes del progenitor con respecto a sus hijos no emancipados. En la Roma, esa “obediencia debida” al padre sólo se limitaba durante el mandato de un hijo electo para un cargo público. Es decir, el edil, por ejemplo, durante su mandato estaba exento de obedecer al padre (No, papá, no voy a recalificar la huerta de la abuela), pero el resto del tiempo, esa obediencia era obligatoria y sagrada. Justo lo contrario que ahora. En fin. O tempore, o mores.

La familia romana

Esta importancia del “Padre” a pesar de todo, se refleja en muchos conceptos todavía vigentes en el lenguaje, desde “Patriarca” o “Patriarcado” hasta “Patrocinio”, “Patrón” (tanto en sentido figurado “Santo patrón” como real, “el patrón de la hacienda”), “Padrino” o en “Patrimonio” que sería literalmente lo que es del padre, pero esta raíz también está presente por ejemplo en los “Patricios”, que serían los padres de la patria, es decir, los pater familias de las primeras familias de Roma y  también en “Patria”, que viene a ser la tierra de nuestros padres, o allí donde nacieron los padres. En inglés dicen más explícitamente: Fatherland, literal. Esto de ser padre es tan importante en Roma, que Júpiter realmente es Jovis-pater, es decir Júpiter-padre, expresando que es el que tiene la máxima potestad del universo y su día es además cada jueves (dies Jovis), es decir, un montón de veces al año.  Si creemos los cotilleos de la mitología, también resulta que Júpiter es literalmente padre de un montón de gente, entre semidioses, héroes y demás (incluso de Minerva, que nació de su cabeza), ya que el señor era un poco inquieto. El planeta más grande que veían los romanos en el cielo, se dedicó también al dios más grande, el padre Jovis. Por cierto que “patraña” aunque empiece con la misma raíz “patr”, no tiene que ver con “padre”, sino con la palabra de latín vulgar pastoranea, propio de pastores o rústicos, y que significa algo así como relato urdido con el fin de engañar.

Resulta curioso que la Tierra, el planeta sea desde siempre mujer: Gea, o Gaia, y también la tierra de los padres, la patria patria e incluso la nación, natío, sea también femenino. Los latinoamericanos, más sabios por más latinos, lo resolvieron en “Madre patria” que es una expresión más cariñosa. El caso es que sabemos que todo se lo debemos a las mujeres.

Romanos de Aquí

Un nuevo ensayo de Paco Álvarez, Romanos de Aquí: Historias Estupendas de los Romanos Nacidos en Hispania
Novedad

Y es que madre, sólo hay una y por eso, desde la época romana es mucho más fiesta el día de la madre que el día del padre, que bastante tiene con ser “todopoderoso”. Además, el padre era el sacerdote familiar, es decir el encargado de que su familia cumpliera los pactos y los ritos con los dioses y con los parientes difuntos, a cargo de las oraciones diarias y de “bendecir la mesa” como se hace todavía en muchas casas. Además el padre ofrecía a los lares, a los penates y a los demás genios (de gens) familiares las primicias (en latín primitiae) de los alimentos y les rendía culto diario.

Si el padre es el Dominus, el señor de la casa, la Domina no es menos.  La Mater familias es quien gobierna los asuntos domésticos en todos los sentidos.  Como es lógico, el cumpleaños de la Domina era la mayor fiesta familiar en cada casa y el antiguo primer día del año, el uno de marzo, se conmemoraba en todo el mundo romano la Matronalia, que era el día de la madre, igual, igual que el nuestro. Se celebraba y festejaba a todas las madres, se les hacían regalos, se comía una comida especial, ellas nos regañaban por no llamarlas nunca…

Pater Familias - Familia Romana

La mujer casada o matrona, era respetada no sólo en su casa, sino en todas partes, en la calle y en la plaza. Para distinguirse de las mujeres no casadas, las matronas usaban una prenda, la stola matronalis (una estola, claro) que les garantizaba entre otras cosas, que les cedieran el paso, un profundo respeto por parte de aquellos con que se cruzasen, un lugar especial en los teatros y los juegos y muchas otras prerrogativas que se fueron perdiendo con el tiempo, igual que se perdió lo de que el padre fuera obedecido.

Además de la madre y el padre, el matrimonio pone a sus miembros a prueba estableciendo nuevos lazos familiares, es decir, te casas con tu pareja, pero te llevas de regalo y en promoción a toda su familia que, a partir de entonces, también es la tuya, majo. Parece que por aquellos siglos la relación, especialmente con la suegra, podía llegar a ser algo tirante, cosa que afortunadamente, ya no sucede. La mía, por ejemplo, que me estará leyendo, es una santa. Los problemas de aquellos años nos los cuenta Juvenal, en pleno siglo II de nuestra era:

“Mientras tu suegra viva, nunca aguardes la paz. Hábil maestra de tu mujer, le enseñará a arruinarte”.

En fin, cosas que pasaban entonces…  Cambiando de tema, ya que se acerca el día del padre, quería indicar que no tiene origen romano y que en cada país se desarrolló de manera distinta, por eso no es una fiesta que se celebre en el mismo día en todo el mundo. Si en España lo celebramos se lo debemos a una maestra: Manuela Vicente Ferrero que allá por el 1948 enseñaba en un colegio al noroeste de Madrid, el santo Ángel cuando promovió la celebración en su escuela por primera vez este día, con una misa, lectura de poemas y el reparto de manualidades hechas por los alumnos para sus padres. Con los años, la maestra lo contó en la Radio y la idea se popularizó tanto que en 1953 el dueño de Galerías Preciados, comenzó a anunciar en su publicidad el día del padre y regalos para la ocasión, al igual que poco después hizo el Corte Inglés. Pepín Fernández, el dueño de Galerías,  incluso le propuso un contrato suculento a Manuela, pero ella lo declinó pidiéndole en cambio que contratara a las chicas que se graduaran en su colegio, y el magnate así lo hizo.

Por cierto que fue también Manuela la que escogió el día 19 de marzo como festividad del día del padre. Estamos esperando a que le pongan en su honor, su nombre a una calle. Les debemos tanto a los maestros, que no sabíamos que a una profe le debemos incluso el día del padre. Felicidades patres. Y matres, por supuesto.

Romanos de Aquí

Consigue ahora el nuevo título escrito por Paco Álvarez, Romanos de Aquí: Historias Estupendas de los Romanos Nacidos en Hispania
Novedad
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on tumblr
Tumblr
Paco Álvarez, publicista desde siempre, es investigador, y flamante Geógrafo e Historiador, además de pequeño empresario, presentador y tertuliano, poeta, comisario de exposiciones y padre de familia, no necesariamente en ese orden. Ha trabajado en quince países de dos continentes como responsable de comunicación en Agencia para algunas de las compañías más importantes (Airbus, Banco Santander, Benetton, Cartier, Chivas Regal, Colgate, Peugeot, Philips, Repsol). En distintos proyectos culturales, ha colaborado, entre otros, con la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid, Discovery Channel, La 2 de RTVE, National Geographic Channel, El Toro TV, Radio 4G, Radio Inter y con personalidades como Milos Forman, Kerry Kennedy, Yvonne Blake, etc. Paco Álvarez acaba de publicar Romanos de Aquí: Historias estupendas de los romanos nacidos en Hispania y es autor, entre otros, de Somos romanos y ahora nos presenta Estamos Locos estos romanos, la historia de cómo nos convertimos precisamente, en romanos. Una visión fresca y entretenida sobre nuestra Historia Antigua. Podéis encontrarlo en redes en: Twitter: romanos_somos Instagram: pacoalvarez.romano

Suscríbete

¿Quieres que te avisemos cuando publiquemos contenido nuevo en la web?

Los datos de carácter personal que nos proporciones serán tratados por Isaac Viejo González como responsable de esta web. La finalidad es la de enviarte nuestras publicaciones, así como promociones de productos y/o servicios (prospección comercial). Tu legitimación se realiza a través del consentimiento. Destinatarios: debes saber que los datos que nos facilitas estarán ubicados en la plataforma Mailchimp, ubicada en Estados Unidos y acogida al Privacy Shield (más información de la política de privacidad de Mailchimp). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Para más información consulta nuestra política de privacidad.